JULES BAY

LA ATRACCIÓN POR EL ARTE

Es difícil entender la complejidad de la escena plástica limeña sin Jules Bay. La joven leyenda es una metáfora viva de lo que significa vivir del arte hoy en día. Jules nos actualiza sobre su historia, su filosofía y el balance entre lo comercial y lo que hace con pasión.

Por Yusef Simon
Fotografía Paolo Rally
Diseño gráfico Lucas we!

¿Como nació Morbo?

Morbo nace de una vorágine de pintarlo todo a mi alrededor, cuando me di cuenta de que lo que hacía podría convertirse en un negocio le propuse a los chicos de Fumakaka, a quienes conocí en mis años de estudio como diseñadora gráfica, que hablaría con marcas para ofrecerles murales, intervenciones y demás aportes para sus eventos. El primer mural que pintamos fue en el bar de una marca de cigarrillos en Asia. El resultado fue genial y me quedé sorprendida de que nuestra propuesta haya funcionado. En ese momento me di cuenta de que podía vivir haciendo lo que me gusta. Por un momento pensé que pintaría para siempre, pero un tiempo después noté que mi servicio se vería limitado porque no era necesariamente la mejor pintando.

Descubrí mi faceta de gestora cultural cuando organicé la primera edición de Stick-It en la Sala Luis Miró Quesada Garland. Stick-It fue una idea que surgió tras relacionarme con personas de todo el mundo que compartían mi fijación de crear personajes. A través de estas experiencias descubrí que teníamos algo en común: todos hacíamos stickers. Antes de que existieran las redes sociales creé una página web convocando a artistas de todo el mundo para que me envíen stickers. Llegaron más de mil stickers de más de 200 artistas de todo el mundo. Los stickers tenían tamaños desde una pulgada hasta tres metros. Sin quererlo contaba ya con una de las colecciones de stickers más grandes nunca antes vista. Escribí a todas las personas que habían colaborado y les comenté que organizaría una exposición.

Vendí esta idea al Alcalde de la municipalidad de Miraflores, quien inmediatamente me puso en contacto con Rodrigo Quijano, curador de la sala Miró Quesada. Finalmente me dieron la oportunidad de hacer la muestra y fue un éxito, batió el récord del año en visitas. Así empezó el momentum de Morbo.

¿Cómo lograron hacer ese mural enorme en la esquina de la Vía Expresa con la Avenida Benavides?

Inicialmente no sabía de quien  era la pared porque era parte de un edificio en construcción. Al final resultó ser un edificio de ISIL. Ellos ya habían trabajado algunos proyectos con nosotros y se nos ocurrió inmediatamente proponerles la idea ambiciosa. Les presentamos a Hense, un artista urbano top del colectivo Mad Society Kings de Estados Unidos. A la directiva de ISIL les encantó la propuesta. Hoy en día la pared es vista por millones de personas. Por eso decidimos ir por algo abstracto para que sea interpretada libremente. De haber escogido algo figurativo quizás la reacción hubiera sido más polarizada. De todas maneras existe gente que la odia.

¿Alguna experiencia gratificante que te haya recordado por qué amas tu trabajo?

Una de las mejores personas con las que me he cruzado en la vida a través de Morbo fue Elliot Túpac. Elliott, en ese momento, estaba trabajando a pedido, pintando elementos de la dirección de arte de películas. En ese entonces aún no había desarrollado su gran muralismo. Nosotros, a riesgo de parecer locos, lo buscamos y le dijimos que queríamos trabajar con él. Le pedimos un montón de piezas para una muestra en el Centro Cultural de España. Su talento era evidente y abrumador. Lo que pasó después fue alucinante. Tristan Mascow, uno de los escritores de arte urbano más relevantes nos dijo que quería hacer la portada de la revista Creative Review con un cartel chicha. Elliott fue entrevistado y habló sobre la incertidumbre que sentía respecto al futuro de su trabajo. Gratamente se transformó en uno de los referentes más importantes de nuestro arte popular en el mundo. Desde ese momento él no ha parado de viajar, expresar su visión e inspirar a nuevo talento.

¿Cuál crees que es el futuro de lo chicha?

Lo chicha es el arte de culto de la ciudad de Lima. En cierto modo se tiene que rectificar como parte esencial de nuestra cultura e ir un poco más a fondo en la historia. Faltan libros, contenidos y educación en general sobre la cultura chicha en su aspecto estético. Los peruanos tenemos que aprender sobre sus colores, técnicas y connotaciones culturales. Lo chicha está pasando lentamente de lo subalterno a lo estándar y esa estandarización es la que me interesa porque está permeando la visión plástica de toda una nación. Estoy segura de que las siguientes generaciones estudiarán esto de una manera mucho más profunda ya que es la clave para entendernos como comunidad.

¿El Estado y las instituciones deberían tener un rol importante en la promoción del arte y de los talentos?

Para explicarte eso te hablaré de la visión de Morbo. Nosotros siempre creímos que el arte debe salir de la galería para volverse democrático. Sin embargo, teníamos una galería. Esto se contradecía con nuestra visión y por eso la cerramos. Decidimos que podíamos invertir la misma cantidad de dinero en la calle para que lo vean cientos de miles de personas en vez de decenas. La verdad es que yo no espero nada de los políticos, nunca lo he hecho y nunca lo haré. A pesar de que algunas veces forman parte importante de algunos proyectos, no podemos vivir en torno al apoyo institucional del estado. Gracias a esa filosofía he conseguido la fuerza de hacer lo que hago sin esperar nada de ellos. Un gran error de la humanidad es esperar a que hagan las cosas por ti.

¿Cómo te gustaría ver los espacios públicos de Lima en 10 años?

Me parece súper importante que los espacios públicos sean lugares de aprendizaje. No solo ornamentales. Me importa que la gente pueda explayarse completamente en el espacio. A mí me encanta Larcomar porque es un skate plaza a pesar de que el arquitecto que lo hizo no tomó esto en consideración. Es un feliz accidente.
Finalmente, recomiéndanos a algunos artistas

Definitivamente Eltono, porque sabe trabajar muy bien la interacción con el espacio público. Quiero resaltar su trayectoria porque es súper interesante los formatos que emplea, soportes con los que trabaja y cómo se relaciona con el público.

Por otro lado quiero recomendar al artista nacional El desertor:  Su trabajo me parece poesía visual, es hermoso ver cómo plasma historias porque es tan bueno haciendo realismo que todos sus murales cuentan las historias de sus personajes


Compartir en:

Otros artículos

MÚSICA

The Chemical Brothers deletrean el beat en el clip de su sencillo “C-h-e-m-i-c-a-l”

ISAMEL ÁLVAREZ

ARTE, SEXO y VIDA “Voy a ir al infierno con los borrachos, las putas, poetas,[...]

DISEÑO GRÁFICO

“Vanessa Boulton desde el día uno” Por Ramón Barreto  Fotografía Luis Alonzo Maquillaje y estilismo José Luis[...]

CRÓNICA

Texto: Israel Lozano Girón Lo popular y su gráfica “se han puesto de moda”, dicen[...]